¿Cómo educar en positivo?

Hoy hablamos de la ‘Disciplina positiva’, un modelo de educación que está muy en boga últimamente (en breve #trending topic :-). Queremos conocer un poco más en qué consiste esta técnica, cómo podemos aplicarla como padres y qué beneficios tiene en la educación de nuestros hijos.  ¿Nos acompañas?

 

Qué es

Se trata de un modelo educativo para entender el comportamiento de los niños y la forma de abordar su actitud para guiarles en su camino, siempre de forma positiva y afectiva, pero firme y respetuosa tanto para el niño como para el adulto. Su origen se remonta a 1.920 de la mano de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs, quienes bajo el lema ‘Firm & Kind’ (firme pero amable) desarrollaron un sistema educativo basado en la comprensión y el respecto hacia niños y adolescentes, sin caer en la permisividad y ausencia de límites. Un modelo que, por primera vez, dejaba también constancia de la importancia de colaborar padres, docentes y demás profesionales en pro de una educación firme y eficiente de los jóvenes.  En 1981, las psicólogas Jane Nelsen y Lynn Lott recuperan este modelo educativo y publican un manual para padres titulado ‘Cómo educar con firmeza y cariño’ que sigue siendo hoy tan vigente como imprescindible.

 

En qué consiste

Se basa en la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones familiares y da herramientas a los padres para entender el comportamiento de sus hijos (incluso cuando no es adecuado) y reconducirlo con respeto, sin luchas de poder y siempre positivamente.

Es un enfoque que no incluye ni el control excesivo ni la permisividad. Se basa en el respeto mutuo y la colaboración, todo con la intención de enseñar al niño competencias básicas para la vida.

 

Porqué es interesante

Esta manera de educar en positivo refuerza la autoestima de los niños y los hace más receptivos a las obligaciones, quehaceres etc y, además, no se sienten que les estamos imponiendo algo. A veces puede resultar difícil eliminar la palabra “NO” de nuestro vocabulario, pero con la práctica se puede conseguir. Éstos son algunos de los beneficios de este sistema educativo:

  • Es amable y firme al mismo tiempo (respetuosa y motivadora).
  • Ayuda a los niños a sentirse importantes (conexión).
  • Es eficaz a largo plazo.
  • Enseña valiosas habilidades para la vida (respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad…).
  • Ayuda a que los niños desarrollen sus capacidades y sean conscientes de ellas.

 

Cómo ponerla en práctica

La teoría es muy fácil, lo complicado, en muchos casos, es llevarla a la práctica cuando tus hijos no se comportan como deberían, pues como padres y madres, hay ocasiones en las que ciertas conductas nos superan y resulta complejo encarrilarlas hacia este modelo de positividad. Sin embargo, la práctica -como en casi todo- es un buen aliado, así que os listamos los 5  principios básicos que, según Nelsen, debemos considerar para educar en positivo de forma eficaz:

1. Respeto mutuo: la importancia de educar respetando, tanto al niño como entre adultos, y considerando las necesidades particulares de  cada situación.

2. Los errores como aprendizaje: buscar y entender los motivos que llevan a un niño a comportarse de cierta manera e intentar razonar porqué no es correcto, en lugar de intentar cambiar únicamente el comportamiento. Para que nos entendamos, hay que ir al fondo del iceberg.

3. Fuera castigos: éstos son sólo efectivos a corto plazo. Lo interesante y positivo es buscar soluciones y alternativas a una mala conducta.

4. Comunicación afectiva: conectar con el niño desde las emociones y la comprensión, fomentando el sentido de comunidad.

5. Premiar el esfuerzo: lo más importante no es el éxito, sino valorar y alentar la mejoría. De esta manera, estamos estimulándole y potenciando su autoestima.

 

A modo de ejemplo

Puede resultar difícil eliminar la palabra “NO” de nuestro vocabulario, pero con la práctica se puede conseguir. A continuación, exponemos algunos ejemplos típicos que cometemos como madres o padres  y los vamos a transformar en frases positivas siguiendo el modelo de ‘educar en positivo’

.Pepe, ¡no comas el arroz con las manos! Pepe, seguro que si comes el arroz con los cubiertos no te ensucias y comes mejor.

.Pepe, ¡no pegues a tu hermana! Pepe, tu hermana debe estar muy triste de que la pegues, ¿verdad que tú te sentirías igual?

.Si Pepe no quiere compartir el libro con su hermana ¿Verdad que a ti te gusta que tus amiguitos compartan las cosas contigo? Pues a tu hermana también, estará muy contenta si se lo dejas…

 

Si te apetece saber más sobre este modelo educativo, te animamos a que visites la web Disciplina Positiva en España, donde encontrarás una gran variedad de artículos, charlas, actividades y talleres.

Por |2018-12-03T14:38:04+00:00diciembre 3rd, 2018|Tips|0 Comentarios

¿Te apetece comentar?